Qué es el coaching empresarial y qué función tiene un coach?

¿Has escuchado hablar del coaching? ¿Quieres saber que es el coaching empresarial y qué hace un coach? Si tienes una empresa o negocio puede serte de interés conocer de qué se trata y las aplicaciones que tiene dentro del ámbito de una organización.

¿Sabías que gracias a un buen coach puedes hacer que tus trabajadores se impliquen más en el trabajo? o si tú mismo tienes un problema con la dirección de tu empresa, ellos pueden ayudarte a conseguir un nivel de productividad más elevado ¿Interesante verdad?

Si lo que dificulta alcanzar dicha eficiencia es el papeleo de tu negocio, no olvides que mis amigos de WinNext Grupo de Telecomunicaciones, Venezuela, son más que una hacer que tus trabajadores se impliquen más en el trabajo, te ofrecen su gestoría integral desde la mayor profesionalidad y con los mejores resultados. Así que ya no tienes excusas para hacer evolucionar tu negocio.

¿Qué es el coaching empresarial y qué hace un coach?

El coaching hace referencia a la configuración de una nueva forma de aprendizaje y gestión de conocimiento que capacita a profesionales para optimizar su trabajo y papel dentro de una empresa, además de atender a la consecución de objetivos y mejoras en ámbitos relacionados con la vida cotidiana de los mismos, así como a sus destrezas generales en el plano laboral.

En definitiva, podemos entender el coaching como un fenómeno que atiende tanto a fines relativos a los RR.HH. de una organización, como al ámbito concreto laboral y personal de quien se somete al proceso, haciendo posible la generación y transferencia de conocimiento con el fin de alcanzar la mejor versión de una empresa y de sus componentes.

Se trata de un proceso en el que la fijación de objetivos  debe llevarse a cabo en función de los aspectos que la organización ha determinado que la persona sometida al coaching (coachee) debe fortalecer para desempeñar sus funciones lo más eficientemente posible.

Por su parte, el coach o mentor será el encargado de guiar al profesional en el camino de autoanálisis, descubrimiento de sus capacidades y la implicación de las mismas en el crecimiento de la empresa.  Por lo tanto, el coach será una persona con vasta experiencia en el ámbito en el que se inserta la actividad de la organización, la cual se encargará de la de aconsejar, guiar y servir de ejemplo durante este proceso.

Aunque no es estrictamente necesario, dado que un coach puede haber adquirido amplias destrezas para desempeñar esta labor a lo largo de su trayectoria profesional, sí es recomendable o al menos, garantiza cierto nivel de rigor en el desempeño de esta actividad, el hecho de que el coach o mentor cuente con una certificación oficial y sea avalado por una institución de confianza. En España existen algunas como ICF España (Federación Internacional de Coaches por sus siglas en inglés) o el ASESCO (Asociación Española de Coaching).

¿Qué hace un coach realmente? 

El desarrollo de esta labor puede durar meses y la trayectoria que sigue, normalmente, sigue este patrón:

  1. Sesión de introducción: Definición del contexto y ámbitos a trabajar.
  2. El coach o experto establece, en vías de alcanzar los objetivos previstos, qué aspectos de la vida del coaching están más vinculados o afectan en mayor medida en las capacidades que este debe desarrollar. Los objetivos referidos deben constituirse de forma específica y tener un alcance concreto.
  3. Exploración de la situación desde un plano ontológico y/o práctico, o una combinación de ambas posibilidades.
  4. Tras conocer de forma general los antecedentes y condicionales actuales, se procede al inicio de una labor exploratoria, profundizando en los ámbitos que el coach considere más relevantes.
  5. Aunque se trata de un proceso que puede llegar a durar meses, es conveniente llevar a cabo un control de la evolución y resultados del aprendizaje.

Según algunos expertos, la eficiencia del proceso de coaching está ligada al coaching a la relación que se constituye entre el trabajador o coachee y el coach, con la intención de lograr una evolución de las capacidades y comportamiento constante, es decir, que se mantenga a lo largo del tiempo, para transformar de este modo su calidad de vida personal y profesional.

¿A quién se dirige el coaching?

Aunque en esencia esta práctica sigue una línea de funcionamiento similar en todas sus versiones, en función del fin concreto al que se destina el proceso de aprendizaje pueden diferenciarse (atendiendo a los tipos relacionados con la gestión de una empresa):

Coaching Empresarial

Este tipo de coaching está orientado a fomentar el desarrollo eficiente de la comunicación interna, optimización del rendimiento laboral, potenciación y alcance de los objetivos de equipo, etc.

En definitiva, se trata de capacitar a los empleados para que se impliquen y comprometan laboralmente hacia actitudes grupales y positivas, traduciéndose en una mejor gestión de los conflictos internos.

La meta del coaching empresarial radica en incrementar el rendimiento del personal dentro de la organización en su entorno diario.

Los beneficios del coaching empresarial abarca al conjunto completo de trabajadores dentro de una organización, al margen de la naturaleza de sus labores o del departamento o nivel jerárquico al que pertenezcan.

Coaching Organizacional

El coaching organizacional se dirige hacia la función de implicar y guiar a los participantes del mismo en la cultura, política y visión organizacional.  Así, este tipo de coaching se centra en solidificar en los empleados conceptos e ideas  concretas de una organización, aspectos relacionados más bien con la esencia de la empresa que se traduce en perspectivas y estilos de vida en sus trabajadores que se identifican con la proyección de la organización como ente.

Un ejemplo que deja ver la razón y la necesidad de este tipo de formación se refleja en la evolución de los sistemas empresariales en el estilo de trabajo hacia el liderazgo frente al concepto tradicional de jefe, la simbiosis entre departamentos y la cultura colaborativa, relaciones humanas, compromiso y la responsabilidad social,  constituyendo ámbitos trascendentales en el managment de un negocio. Cada empresa configura su cultura y busca que sus empleados se identifiquen con su visión.

El coaching organizacional se desarrolla en vías de guiar a su plantilla, organización e institución hacia la consolidación de sus valores sociales y culturales e identificación de su personal con la filosofía de la empresa.

Coaching Ejecutivo

El coaching ejecutivo se define en la labor de reconducir las conductas y capacidades profesionales de roles de mando intermedio o alto dentro del nivel organizacional de una empresa, es decir, se orienta hacia mandos o profesionales que tienen otros bajo su supervisión.

El objetivo de esta clase de coaching es conseguir un nivel más elevado de productividad en sus labores diarias, capacidad de gestión de la presión laboral y conciliación del ámbito personal y laboral. Se busca perfeccionar y actualizar el compromiso al cambio de comportamientos y al rol dentro de la empresa.

En este sentido, los efectos que el proceso de coaching desempeña en el ejecutivo se configuran en dos niveles:

En primer lugar, como el coaching da lugar a un proceso de autoanálisis, la reflexión interna por parte del ejecutivo sobre las conductas de liderazgo que ha venido adoptando, promueven replantear otras maneras alternativas de obtener resultados, abriendo nuevas posibilidades orientadas a la acción.

Otra ventaja de recurrir al coaching ejecutivo es la mejora en la eficiencia, desempeño y productividad de la organización, debido a que fomenta valores por los que las empresas construyen relaciones de confianzaactitudes basadas en la responsabilidad y el compromiso de sus empleados, que se esfuerzan por orientar su trabajo hacia la consecución de resultados.

Licdo Maykel Girón CEO WinNext C.A Y BigGestProductions C.A